miércoles, 11 de noviembre de 2009

Científicos olvidados: Alfred Brehm


Hoy se cumplen 125 años de la muerte del zoólogo alemán Alfred Brehm.

Alfred Edmund Brehm nació el 2 de febrero de 1829 en Unterrenthendorf (hoy Renthendorf, en Turingia), en el este de Alemania. Hijo del ornitólogo Christian Ludwig Brehm, su primera vocación fue la arquitectura, pero interrumpió sus estudios en 1847 para integrarse como secretario en la expedición a África del ornitólogo Johann Wilhelm von Müller. La expedición recorrió Egipto, Sudán y el Sinaí. El éxito de la expedición fue tal que, a su regreso, fue elegido miembro de la Academia Leopoldina Alemana de Naturalistas. Estudió Ciencias Naturales en la Universidad de Jena, donde se doctoró en 1855, tras sólo cuatro semestres de estudios. Entre 1855 y 1856 viajó por España con su hermano Reinhold. De vuelta de España, se instaló en Leipzig y se dedicó a la divulgación científica, colaborando con varias revistas. En 1860 formó parte de una expedición científica al norte de Escandinavia, y dos años después acompañó a Ernesto II de Sajonia-Coburgo-Gotha en su viaje a Abisinia (actual Etiopía). Más tarde, volvió a África, a España y a Escandinavia, y viajó por Hungría y Siberia.

Desde 1862 hasta 1867 fue director del Zoológico de Hamburgo. Más tarde abrió un acuario en Berlín, donde permaneció hasta 1874. En el invierno de 1883 a 1884 realizó una gira de conferencias por los Estados Unidos, pero la noticia de la muerte de su hijo menor por la difteria le hizo recaer en la malaria que había contraído en una de sus expediciones a África. El 11 de mayo de 1884 regresó a Berlín, y en julio volvió a su pueblo natal, donde murió el 11 de noviembre.


Entre 1864 y 1879, Brehm publicó Thierleben (Vida de los animales), una obra enciclopédica en diez volúmenes que le dio fama mundial. La Vida de los animales de Brehm fue traducida a varios idiomas, y reeditada infinidad de veces hasta bien entrado el siglo XX, sobre todo en forma abreviada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada