jueves, 2 de julio de 2009

Científicos (casi) olvidados: Alfons Maria Jakob


Hoy se cumplen 125 años del nacimiento del neurólogo alemán Alfons Maria Jakob. Alfons Maria Jakob nació en Aschaffenburg (Baviera) el 2 de julio de 1884. Hijo de un zapatero, estudió medicina en Múnich y en Estrasburgo, donde se doctoró en 1908. En 1909 comenzó a trabajar con el psiquiatra Emil Kraepelin y los neuropatólogos Franz Nissl y Alois Alzheimer en Múnich. En 1911 se trasladó a Hamburgo para trabajar con el neurólogo Theodor Kaes, y fue nombrado director del laboratorio de anatomía patológica del Hospital Psiquiátrico Estatal de Hamburgo-Friedrichsberg. Tras servir en la Primera Guerra Mundial, volvió a Hamburgo. En 1924 fue nombrado jefe del departamento de neurología, y más tarde catedrático de neuropatología. La osteomielitis crónica que sufría desde 1924 le llevó a la muerte el 17 de octubre de 1931.

Jakob realizó importantes contribuciones al estudio de la conmoción cerebral, la degeneración neuronal secundaria y la neurosífilis. Publicó cinco monografías y casi un centenar de artículos. Sus estudios neuropatológicos contribuyeron a la definición de varias enfermedades, como la esclerosis múltiple y la ataxia de Friedreich. Fue el primero en describir la enfermedad de Alpers y, junto con el neuropatólogo Hans-Gerhard Creutzfeldt, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada