jueves, 20 de septiembre de 2012

Científicos olvidados: Nehemiah Grew

Nehemiah Grew (Robert White, siglo XVII)

Nehemiah Grew, padre de la fisiología vegetal y de la palinología, nació en el condado de Warwickshire, en el centro de Inglaterra, el 26 de septiembre de 1641. Único hijo varón de un vicario protestante, se graduó en el Pembroke College de Cambridge en 1661 y se doctoró en Medicina por la Universidad de Leiden, en los Países Bajos, en 1671, con la tesis titulada Disputatio medico-physica de liquore nervoso ("Debate médico-físico sobre el líquido nervioso").



En 1664 comenzó a interesarse por el estudio de la anatomía de las plantas. Fue uno de los primeros científicos que utilizaron el microscopio en sus investigaciones. Sus trabajos llamaron la atención del obispo John Wilkins, uno de los fundadores de la Royal Society; gracias a su mediación fue aceptado como miembro de la misma. En 1672 se estableció en Londres para ejercer la medicina, y en 1677 fue nombrado secretario de la Royal Society. En 1682 publicó su obra más importante, Anatomy of Plants.

Los estudios de Grew marcaron el comienzo de la moderna anatomía comparada de las plantas. Entre sus innumerables aportaciones a la botánica, intuyó la circulación de la savia y la respiración de las plantas. Observó células en el tejido vegetal, e identificó los estambres con los órganos sexuales masculinos y el polen como una forma de semilla. Descubrió que el tamaño y la estructura microscópica de los granos de polen (que fue el primero en observar) sirven para identificar la especie a la que pertenecen, con lo que creó la palinología. Mostró que las flores de las asteráceas, como las margaritas y los girasoles, están compuestas de múltiples unidades...

También se dedicó a otras ramas de la ciencia: estudió las propiedades del agua salada, fue un pionero del estudio de las huellas dactilares, y puso en duda la idea, tenida por cierta en su época, de que los murciélagos pertenecían al grupo de las aves.

Grew murió el 25 de marzo de 1712. Linneo bautizó en su honor el género de árboles y arbustos tropicales Grewia.

Los descubrimientos de Grew nos parecen hoy simples y evidentes, pero en su época fueron revolucionarios. Grew fue uno de esos gigantes de los que habló Bernardo de Chartres (y, quinientos años más tarde, Newton):

Somos como enanos a hombros de gigantes; podemos ver más y más lejos que ellos, no por la agudeza de nuestra vista ni por nuestra propia estatura, sino porque estamos encaramados en su gran altura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario