miércoles, 6 de julio de 2011

La mano del diablo

Desde los años sesenta del pasado siglo, un invasor procedente de Australia se está extendiendo por toda la cornisa Cantábrica. Y no estoy hablando de los eucaliptos, sino de un ser mucho más inquietante. A principios del verano, este invasor parece un huevo semienterrado, blancuzco o rosado, de cuatro a cinco centímetros de diámetro. Lentamente, de este huevo brotan erectos entre cuatro y ocho brazos sonrosados, largos y finos, con aspecto de dedos o de tentáculos de pulpo. Cuando estos brazos, que pueden alcanzar los diez centímetros de longitud, se despliegan, muestran su interior de color rojo sangre salpicado de pústulas negruzcas, como una mano abrasada que surge de las entrañas de la tierra, y desprenden un olor fétido.

La mano del diablo (Hingel, 2010)
Se trata del hongo Clathrus archeri, más conocido como mano del diablo o pulpo apestoso. Pertenece a la familia de las faláceas, como el falo hediondo (Phallus impudicus), éste sí nativo de Europa.

Los primeros ejemplares de este hongo descubiertos en Europa aparecieron en el departamento francés de los Vosgos, en el nordeste del país, en 1914; no está claro si sus esporas llegaron en las botas de los soldados australianos durante la Primera Guerra Mundial (o en los cascos o en el forraje de sus caballos) o en lanas importadas de aquel país. Desde Francia, la mano del diablo se ha extendido por Italia, Bélgica, Alemania y Eslovaquia. En los años sesenta cruzó los Pirineos y hoy se la encuentra en toda la cornisa Cantábrica. También ha colonizado América.

La mano del diablo se puede ver entre julio y septiembre en prados húmedos y sombreados y en bosques caducifolios o mixtos. Crece en grupos, y su olor nauseabundo, parecido al de la carne putrefacta (igual que su aspecto...) atrae a los insectos, que así transportan adheridas a sus patas las esporas contenidas en las excrecencias negruzcas.

A pesar de que por su olor y su apariencia no resulta nada apetitosa, no está de más señalar que la mano del diablo no es comestible. Aunque, según la wikipedia en inglés, el huevo antes de la eclosión, que huele y sabe a rábano, puede ser comido en caso de necesidad, cuando no hay otro alimento disponible.

7 comentarios:

  1. Pues a mi me parece bonito con ese color rojo y esas patas; no da la sensación de que huela mal, aunque siendo así, mejor no tenerlo cerca :)
    Saldos desde Zaragoza!

    ResponderEliminar
  2. Lo importante es saber si es dañino para la vegetación autóctona, ¿es así?

    ResponderEliminar
  3. Más allá de la alteración ecológica que provoca cualquier especie invasora, no encuentro datos sobre sus efectos sobre la vegetación y la fauna autóctona.

    ResponderEliminar
  4. Rafael G Botero I Este hongo lo encontre en una finca en Manizales Caldas Colombia, en verdad hurele a carne podrida, pero es realmento muy bonito
    Agosto de 2015

    ResponderEliminar
  5. Tambien encontre este hongo en una finca en Soacha - Cundinamarca - Colombia, es bonito aunque me impreiona mucho.....

    ResponderEliminar
  6. Galicia plagada por el Camino Inglés después de Betanzos.Es muy vistosa, tan roja.

    ResponderEliminar