miércoles, 13 de julio de 2011

Cinco viernes, cinco sábados y cinco domingos

Desde hace unos meses ha aparecido una novedad en el correo basura: el asunto de los meses en los que tres días de la semana se repiten cinco veces, suceso al parecer extraordinario y maravilloso. Pero si lo pensamos medio segundo, o consultamos en un calendario, esto ocurre en todos los meses de 31 días, o sea, siete veces al año.


El último mensaje de este tipo que he recibido se refiere al presente mes de julio, que tiene cinco viernes, cinco sábados y cinco domingos. Dice el mensaje:

"Esto sucede una vez cada 823 años. Estos años son conocidos como 'Money bag'. Pásalo a 8 buenas personas y el dinero aparece en 4 días, basado en el Feng shui chino. El que lo pare no recibirá nada."

Como decía antes, el que tres días de la semana se repitan cinco veces en un mes no ocurre una vez cada 823 años, sino siete veces al año. Si el mensaje se refiere sólo al caso presente, se puede comprobar fácilmente que tampoco es tan raro: Sólo en el siglo XXI hay catorce años en los que julio tiene cinco viernes, cinco sábados y cinco domingos; el próximo, 2016, dentro de sólo cinco años.

Lo que no termino de entender es qué tiene que ver una doctrina estética como el feng shui chino (¿existe otro feng shui?) con el envío de cadenas de correo basura. Y si el origen de este cuento es chino, ¿por qué tiene un nombre, "Money bag", en inglés?

Hace sólo dos meses, en mayo, me dijeron exactamente lo mismo a propósito de los meses de mayo con cinco domingos, cinco lunes y cinco martes. Si es algo que sucede con tanta frecuencia, ¿de dónde va a salir tanto dinero para todos? Ah, claro, es que "el que lo pare no recibirá nada". Es cierto. El que, por el contrario, lo reenvíe, puede confiar en que va a recibir una cosa, y en abundancia: correo basura.

2 comentarios:

  1. Es cierto Germán. Yo recibí ambos y de personas a las que estimo, por lo que les respondí, invitándolos a consultar algún almanaque en línea. El que "cree" estas cosas y, por ende, las reenvía, recibirá, como es lógico, más correo basura, como decís. Pero no es lo más importante. ¿Por qué estas personas están "esperando un milagro", que algo mágico les ocurra? ¿Pensarán que alguna entidad reparte dinero entre quienes reenvían estas cosas? Es verdaderamente difícil de entender. La gran pregunta que me sigue acompañando es ¿por qué pensamos como pensamos?

    ResponderEliminar
  2. Por ignorancia, Gerardo. Sabemos que muchos mitos, leyendas, tabúes, etc., están basados en la irracionalidad de los pensamientos. También, algunos por diversión. Saludos.

    ResponderEliminar