sábado, 11 de julio de 2009

Científicos olvidados: Wallerius y Newcomb


Hoy se cumplen 300 años del nacimiento del químico sueco Johan Gottschalk Wallerius, y 100 de la muerte del astrónomo, matemático y economista norteamericano Simon Newcomb.

Johan Gottschalk Wallerius nació el 11 de julio de 1709 en Stora Mellösa, en el centro de Suecia. Estudió matemáticas, física y medicina en la Universidad de Uppsala entre 1725 y 1731. Se doctoró en medicina en 1735 en la Universidad de Lund. Profesor adjunto de medicina en la Universidad de Uppsala desde 1741, en 1750 fue el primer titular de la cátedra de química, medicina y farmacia de esa universidad. Ese mismo año, Wallerius fue elegido miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias.

Con su obra Agriculturae fundamenta chemica, publicada en 1761 en latín y en sueco, y traducida a multitud de idiomas, Wallerius está considerado el fundador de la química agrícola.

También destacó en el estudio de los minerales, entre los que describió el rejalgar (sulfuro de arsénico) y la cerusita (carbonato de plomo).

Johan Gottschalk Wallerius se jubiló en 1767 y murió el 16 de noviembre de 1785.

Escucha el podcast

Simon Newcomb nació en Wallace (Nueva Escocia, Canadá) el 12 de marzo de 1835. Educado por su padre, maestro de escuela itinerante, en 1851 entró como aprendiz de un curandero en Nuevo Brunswick. Dos años más tarde, desengañado, abandonó al charlatán, y en 1854 volvió con su padre. Durante dos años fue maestro en Maryland (EE.UU.) mientras estudiaba matemáticas, astronomía, economía política y religión. En 1856 trabajó como tutor privado cerca de Washington. En 1857 se colocó como calculador en la Oficina del Almanaque Náutico del Observatorio Naval de los Estados Unidos (en la época no había ordenadores ni calculadoras) y se matriculó en la Universidad de Harvard, donde se licenció en 1858.

Profesor de matemáticas y astrónomo del Observatorio Naval de los Estados Unidos desde 1861, en 1875 rechazó el puesto de director del Harvard College Observatory para dedicarse a las matemáticas. En 1877 fue nombrado director de la Oficina del Almanaque Náutico, y catedrático de matemáticas y astronomía de la Universidad Johns Hopkins en 1884.

En 1885 publicó Principles of political economy, obra alabada por John Maynard Keynes.

En 1891 utilizó el bamboleo de Chandler, una pequeña oscilación del eje de rotación de la Tierra descubierta ese mismo año por el astrónomo Seth Carlo Chandler, para estimar la rigidez de nuestro planeta. Según sus resultados, la Tierra es ligeramente más rígida que el acero.

En 1900 publicó una novela de ciencia ficción, His Wisdom the Defender.

Simon Newcomb murió en Washington el 11 de julio de 1909. Sus precisos cálculos y observaciones astronómicas mejoraron enormemente las efemérides astronómicas, y se han seguido utilizando décadas después de su muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada