domingo, 7 de junio de 2009

Científicos olvidados: Virginia Apgar


Hoy hace cien años del nacimiento de la médica estadounidense Virginia Apgar, fundadora de la neonatología y autoridad mundial en pediatría, anestesiología y teratología. Creó la prueba de Apgar, el método de evaluación de la salud de los recién nacidos más utilizado hoy en día, que ha reducido considerablemente la mortalidad infantil.

Virginia Apgar nació en Westfield (Nueva Jersey) el 7 de junio de 1909. Estudió medicina en la Universidad de Columbia (Nueva York), donde se licenció en 1933. En 1949 se convirtió en la primera profesora a tiempo completo de la Facultad de Medicina y Cirugía de esa universidad. En 1959 obtuvo un master en salud pública por la Universidad Johns Hopkins (Baltimore). Murió en Nueva York el 7 de agosto de 1974.

Aunque como mujer fue muchas veces la primera en ocupar un puesto o en ganar un premio, siempre se mantuvo al margen de los movimientos feministas, ya que decía que "las mujeres están liberadas desde el momento en que salen del útero".

En 1953 introdujo la prueba que lleva su nombre, para evaluar la salud de los recién nacidos. Se realiza al minuto y a los cinco minutos del parto, y a veces también a los diez minutos. La primera valoración mide el nivel de tolerancia del neonato al proceso del alumbramiento, mientras que las siguientes miden la adaptabilidad del recién nacido al medio ambiente y su capacidad de recuperación. La prueba puntúa del cero al dos cinco parámetros fisioanatómicos simples: color de la piel, frecuencia cardiaca, reflejos, tono muscular y respiración. Si la suma de las cinco puntuaciones es mayor que seis, el estado de salud del bebé es normal; entre cuatro y seis el neonato requiere una valoración clínica y recuperación inmediata, y por debajo de cuatro necesita atención de urgencia.

En un principio no estaba muy seguro de si debía incluir a la doctora Apgar entre los científicos olvidados, pero al saber que su nombre se ha convertido en una regla mnemotécnica en muchos idiomas (apariencia, pulso, gesticulación, actividad, respiración), ya no me cabe duda de que, si aún no ha sido olvidada, pronto lo será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada