domingo, 13 de septiembre de 2009

Cincuenta años de la llegada a la Luna (de los rusos)


Hace cincuenta años, llegó a la Luna por primera vez en la historia una nave espacial. Se trataba de la sonda soviética Luna-2.

Luna-2 fue la primera misión lunar exitosa. Se estrelló, como estaba previsto, en el Palus Putredinis, una región del centro de la cara visible de la Luna, el 13 de septiembre de 1959 a las 21:02 UTC. Había sido lanzada desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, el día anterior. Durante su viaje a la Luna, a 113.000 kilómetros de la Tierra, la fase superior del cohete lanzador liberó una nube de vapor de sodio cuyo brillo permitió a los científicos soviéticos seguir la trayectoria de la nave, además de constituir por sí misma un experimento sobre el comportamiento de los gases en el espacio.

Luna-2, una esfera de 90 centímetros de diámetro y 390 kilos de peso, llevaba varios instrumentos encargados de recoger datos científicos durante su viaje: detector de centelleo y detector de Cherenkov para la detección de partículas, contador Geiger, magnetómetro y detector de micrometeoritos. También llevaba dos esferas que al romperse en la colisión esparcieron por la superficie de la Luna cintas y emblemas soviéticos.

Sus principales resultados científicos fueron la confirmación de la detección del viento solar, que había realizada previamente por Luna-1, y el descubrimiento de que la Luna carece de campo magnético apreciable y de cinturones de radiación. También realizó mediciones en los cinturones de Van-Allen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada