viernes, 31 de octubre de 2014

Órganos de gatos (y no se trata de anatomía)

Órgano de gatos (Gaspar Schott, 1657)
Luego passò una musica de estraña manera y invencion. Venia un moço en figura de osso assentado sobre un carro tañendo unos organos, en que estavan metidos por dedentro en lugar delas flautas gatos bivos, y por buena orden y artificio sacavan todos las colas altas a fuera de tal suerte, que tocando el osso el organo tirava delas colas alos gatos en devida proporcion y medida à unos mucho, y à otros poco, y à otros medianamente a su compas, y sintiendose los gatos tirar por las colas aullavan cada uno conforme como se dolia, y hazian con sus aullidos altos y baxos una musica bien entonada, que era cosa nueva y mucho de ver.



Otro órgano de gatos (Jean-Baptiste Weckerlin, 1877)
Así describía el cortesano e historiador Juan Cristóbal Calvete de Estrella, en su obra El felicissimo viaje del muy alto y muy poderoso principe don Philippe, hijo del emperador don Carlos Quinto Maximo, desde España a sus tierras de la baxa Alemaña: con la descripcion de todos los Estados de Brabante y Flandes, publicada en 1552, el primer órgano de gatos del que tenemos noticia, que participó en una procesión que tuvo lugar en Bruselas en 1549, el domingo siguiente a la Ascensión, en honor de una imagen milagrosa de la Virgen.

Los órganos de gatos estuvieron presentes en la literatura musical entre el siglo XVI y el XIX. En los Emblemata Saecularia (1596) del editor de Lieja Theodor de Bry aparece una ilustración. En 1650, en su libro Musurgia Universalis, el erudito alemán Athanasius Kircher describe un órgano en el que cada tecla acciona una punta que pincha la cola de un gato. Más tarde, su discípulo Gaspar Schott publicó una ilustración detallada en Magia universals naturae et artis (1657).

El músico y folclorista alsaciano Jean-Baptiste Weckerlin, que recogió en el siglo XIX el relato de Juan Cristóbal Calvete de Estrella en su obra Nouveau Musiciana : extraits d'ouvrages rares ou bizarres, anecdotes, lettres, etc. concernant la musique et les musiciens, avec illustrations et airs notés («Nueva Musiciana: extractos de obras raras o extrañas, anécdotas, cartas, etc. referentes a la música y los músicos, con ilustraciones y melodías anotadas») señaló la presencia de un órgano de gatos en Saint-Germain-en-Laye (Francia) en 1753 y en Praga en 1773.

Y otro más (La Nature, 1883)
El médico alemán Johann Christian Reil (1759-1813), pionero de la psiquiatría moderna, recomendaba el órgano de gatos como terapia para los pacientes catatónicos; consideraba que si se obligaba a los pacientes a ver y escuchar tal instrumento, éste captaría inevitablemente su atención y quedarían así curados.

Afortunadamente para los gatos, estos órganos vivientes ya no se fabrican (si es que realmente se fabricaron alguna vez). En 2010, el artista sonoro Henry Dagg construyó un órgano con gatos de goma, con el que interpretó Over the rainbow en una fiesta en la residencia real de Clarence House con motivo del lanzamiento de la iniciativa Start para una vida sostenible del príncipe Carlos de Inglaterra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada