martes, 25 de octubre de 2011

Williamina Fleming: De criada a astrónoma

Williamina Fleming, en pie, rodeada de sus colaboradoras (1891)
(Publicado originalmente en Madrid Sindical)

El 15 de mayo de 1857 nació en Dundee (Escocia) Williamina Stevens. Estudió en la escuela pública; a los catorce años empezó a formarse para ser maestra, al tiempo que daba clases a niños más pequeños. Pero su carrera sólo duró seis años; el 26 de mayo de 1877 se casó con James O. Fleming. Un año más tarde, en diciembre de 1878, la pareja emigró a América y se instaló en Boston. Pocos meses más tarde, Williamina Fleming, embarazada, fue abandonada por su marido, lo que la obligó a buscar un empleo. Se colocó de ama de llaves en casa de Edward C. Pickering, director del observatorio de Harvard.

Escucha el podcast
En esa época, Pickering estaba muy descontento con el trabajo sus ayudantes, todos hombres como era habitual en la época. Hasta el punto de que un día llegó a declarar que su criada podría hacerlo mejor. Se dice que Pickering era un hombre temperamental, pero en este caso jugaba con ventaja: Seguramente estaba ya al tanto de las dotes de Fleming. Así que, dicho y hecho, ofreció a su ama de llaves un empleo a tiempo parcial en el observatorio, en principio para realizar tareas administrativas y cálculos matemáticos.

En otoño de 1879, Williamina Fleming regresó a Escocia para dar a luz. De regreso en Boston, continuó con su trabajo de ama de llaves y de asistente a tiempo parcial en el observatorio, hasta que en 1881 se convirtió en miembro permanente de la plantilla. Llegó a tener a su cargo decenas de mujeres contratadas para realizar los tediosos cálculos matemáticos y mediciones necesarios en aquella época sin ordenadores. Durante treinta años colaboró en el análisis fotográfico de espectros estelares, y en 1898 fue nombrada conservadora del archivo de fotografías astronómicas de Harvard, primer cargo que la universidad concedía a una mujer.

En 1906 fue elegida miembro honorario de la Royal Astronomical Society de Londres y, poco antes de su muerte, la Sociedad Astronómica de México le otorgó la medalla Guadalupe Almendaro por sus descubrimientos. Murió en Boston de una neumonía el 21 de mayo de 1911.

Fleming contribuyó a la realización del Catálogo Henry Draper; en nueve años, catalogó más de 10.000 estrellas, y descubrió 10 novas, 59 nebulosas, 94 estrellas de Wolf-Rayet y centenares de estrellas variables. Estableció los primeros estándares fotográficos de magnitud para medir el brillo de las estrellas variables y descubrió las enanas blancas, estrellas muy densas en la fase final de su existencia.

Su trabajo más importante fue el desarrollo de la llamada clasificación espectral de Harvard, que sigue siendo la más utilizada en astronomía. En principio, la clasificación estaba basada en la intensidad de las líneas de absorción del hidrógeno en el espectro de la estrella, desde la clase A, en la que se incluían las estrellas con las líneas más intensas, hasta la clase P, que contenía las estrellas con las líneas más débiles. Esta clasificación fue perfeccionada más tarde por otra mujer, Annie Jump Cannon, que sustituyó la intensidad de las líneas del hidrógeno por la temperatura.

Williamina Fleming comparte con Alexander Fleming el cráter Fleming, un cráter de unos cien kilómetros de diámetro situado en la cara oculta de la Luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada