miércoles, 27 de octubre de 2010

...y los elefantes de Aníbal

Aníbal cruzando los Alpes
Escucha el podcast
Durante la Segunda Guerra Púnica, a finales del siglo III a.C., el ejército cartaginés de Aníbal marchó sobre Roma con 37 elefantes de guerra. ¿Qué clase de elefantes eran, y de dónde los habían sacado? Hoy en día, el elefante africano sólo se encuentra al sur del Sahara, mientras que el asiático se extiende por el sudeste asiático desde la India hasta Borneo. Sin embargo, hace siglos, sus áreas de distribución eran mucho más amplias.



Los frescos y monedas cartagineses de la época representan elefantes pequeños, de no más de dos metros y medio de altura, con las grandes orejas y el lomo cóncavo característicos de los elefantes africanos. Estos elefantes se han clasificado tradicionalmente como Loxodonta africana pharaoensis, una subespecie, hoy extinta, del elefante africano, probablemente más dócil que los elefantes africanos actuales, que vivía al norte del Sahara desde el Atlas hasta Etiopía. Pero esta clasificación se hizo cuando se pensaba que todos los elefantes africanos pertenecían a la misma especie. Sin embargo, recientemente se ha mostrado que existen suficientes diferencias anatómicas y genéticas entre los elefantes africanos de sabana y los de selva para que constituyan dos especies diferentes, Loxodonta africana y Loxodonta cyclotis respectivamente. Parece que los elefantes norteafricanos estaban más emparentados con los elefantes de selva que con los de sabana, por lo que probablemente eran una subespecie de aquéllos, Loxodonta cyclotis pharaoensis, o quizá constituían una especie diferente, Loxodonta pharaoensis. Desgraciadamente, nunca se han realizado pruebas de ADN para validar alguna de estas hipótesis. El elefante norteafricano se extinguió hacia el siglo VI d.C., aunque es posible que sobreviviera en las costas de Sudán y Eritrea hasta mediados del siglo XIX.

Así pues, los elefantes de guerra cartagineses eran elefantes africanos. Sin embargo, el elefante que montaba el propio Aníbal no lo era. Era un ejemplar mucho más grande, llamado "Surus", que posiblemente significa "el sirio". Los elefantes sirios (Elephas maximus asurus) eran una subespecie de gran talla del elefante asiático, más grandes que los mayores elefantes asiáticos existentes hoy. Superaban los tres metros y medio de altura, y se extendían por Turquía, Siria e Iraq. Se extinguieron hacia el año 100 d.C. debido a la caza excesiva a la que se vieron sometidos para la obtención de marfil.

Otra curiosa subespecie, hoy desaparecida, de elefante asiático vivió en China hasta el siglo XV. Los elefantes chinos (Elephas maximus rubridens) se caracterizaban por su piel oscura y sus colmillos de color rosado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada