viernes, 5 de marzo de 2010

El Café Escocés de Lwów


En los años 1930 y primeros 1940, en la universidad de la ciudad polaca de Lwów (hoy Lviv, en Ucrania; también llamada Leópolis en español) trabajaban algunos de los matemáticos más importantes de la época, lo que se conoce con el nombre de Escuela de Matemáticas de Lwów. Liderados por Stefan Banach y Hugo Steinhaus, pasaban las tardes discutiendo problemas matemáticos en el Café Escocés.

Además de Banach y Steinhaus, formaban parte del grupo muchos matemáticos polacos de primera fila, como Herman Auerbach, Feliks Baranski, Karol Borsuk, Marek Kac, Stefan Kaczmarz, Bronislaw Knaster, Kazimierz Kuratowski, Antoni Lomnicki, Stanislaw Mazur, Wladyslaw Orlicz, Stanislaw Ruziewicz, Stanislaw Saks, Juliusz Schauder, Wlodzimierz Stozek, Stanislaw Ulam...

Durante sus discusiones, los matemáticos solían escribir a lápiz directamente en las mesas de mármol del café, hasta que en 1935 Łucja Braus, la esposa de Banach, les compró un cuaderno, que más tarde recibió el nombre de Libro Escocés. El Libro Escocés, que aún se conserva, es una colección de problemas matemáticos, algunos resueltos, otros no, algunos probablemente irresolubles; estaba a la disposición de cualquier cliente del café. Resolver un problema del cuaderno era recompensado con premios absurdos, como un ganso vivo.

La Segunda Guerra Mundial provocó la disolución del grupo. Algunos huyeron a Occidente; otros, debido a los cambios de fronteras establecidos en los acuerdos de Yalta y de Potsdam (Lwów pasó a la URSS), se trasladaron a Breslavia; pero muchos fueron asesinados a los pocos días de la toma de la ciudad por las tropas alemanas, en el verano de 1941, en la llamada masacre de los profesores de Lwów, dentro de la estrategia nazi de eliminación de la intelectualidad polaca.

El Café Escocés aún existe, en el nº 27 de la avenida de Taras Shevchenko. Pero el Libro Escocés ya no está allí; se conserva en el archivo privado de la familia Banach. Sin embargo, se puede consultar aquí, así que si alguien se anima a resolver algún problema... Aunque no creo que sigan premiando con gansos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada