viernes, 13 de enero de 2017

Nuevo audio: La ignorancia es muy atrevida...

Ocurrió porque durante mi primer año en Berkeley un día llegué tarde a una de las clases de Neyman. En la pizarra había dos problemas, y asumí que se trataba de deberes. Los copié. Unos días después me disculpé con Neyman por haber tardado tanto en hacer los deberes; los problemas parecían un poco más difíciles que de costumbre. Le pregunté si aún los podía entregar. Me dijo que los dejara en su escritorio. Lo hice con recelo, porque su mesa estaba cubierta con tal pila de papeles que temí que mi trabajo se perdiera para siempre...

Sigue leyendo y escucha el audio en El neutrino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada