martes, 14 de junio de 2016

Los apóstoles de Linneo (VII): Daniel Rolander

Como los apóstoles originales, también los apóstoles de Linneo tuvieron su Judas. De hecho hubo dos; Daniel Rolander fue el primero.

Daniel Rolander, hijo de granjeros, nació entre 1723 y 1725 en Hälleberga, en el sureste de Suecia, y realizó sus primeros estudios en Växjö. En 1744 ingresó en la Universidad de Upsala para estudiar teología e historia natural. Entre 1751 y 1754 trabajó de tutor del hijo de Linneo, Carl, a cambio de manutención y alojamiento, como ya habían hecho otros apóstoles.



El 21 de octubre de 1754, Rolander se embarcó para Surinam, a donde llegó el 20 de junio de 1755 tras hacer escala en Ystad, el norte de Alemania y Amsterdam. El viaje estaba financiado por una beca, por el barón Charles de Geer y por Carl Gustaf Dahlberg, militar sueco que, tras casarse con una viuda holandesa, se había convertido en un rico terrateniente en la colonia holandesa. En Surinam, Rolander permaneció siete meses como tutor de los hijos de Dahlberg, al tiempo que reunía una buena colección de plantas e insectos, primero en los alrededores de Paramaribo y después a lo largo del río Surinam. Pero no soportaba el clima de la selva, se dio a la bebida y enfermó. El 22 de enero de 1756 se embarcó de vuelta a Suecia con ayuda de la Real Academia Sueca de Ciencias, aunque tuvo que permanecer un tiempo en Alemania por problemas económicos, y no llegó a Suecia hasta octubre de ese año.

Una de las especies de Sauvagesia, la planta de la discordia
(cc Biodiversity Heritage Library, 2012)
De vuelta en Suecia, Rolander se negó a poner su colección a disposición de Linneo sin obtener a cambio un puesto en la Universidad. Parece ser que Linneo, furioso, se coló en casa de Rolander y le robó un ejemplar de Sauvagesia, una planta herbácea tropical. Tras este incidente, Rolander rompió relaciones con Linneo definitivamente.

Entre 1757 y 1761, Rolander estuvo encargado del jardín del hospital Seraphim de Estocolmo. Entre 1761 y 1765 vivió en Copenhague, donde trató de publicar el manuscrito de sus observaciones en Surinam, Diarium Surinamicum, quod sub itinere exotico conscripsit Daniel Rolander, tomus I & II. 1754-1756 ("Diario de Surinam, que sobre su viaje exótico escribió Daniel Rolander, tomos I y II, 1754-1756"). Pero Linneo hizo valer sus influencias, de manera que nadie quiso publicarlo, y Rolander tuvo que malvenderlo, junto con sus colecciones, al botánico danés Christen Friis Rottbøll y a Christian Gottlieb Kratzenstein, rector de la Universidad de Copenhague. Rottbøll, que también había sido discípulo de Linneo, usó el material en algunos de sus tratados, y a cambio dedicó a Rolander un género de plantas compuestas medicinales americanas, Rolandra. El manuscrito original de Rolander se conserva en la Biblioteca Botánica Danesa, y no fue publicado en su totalidad, traducido al inglés, hasta 2008.

En 1765, Rolander volvió a Suecia y se instaló en Landskrona, donde vivió hasta 1770. Allí, con el apoyo económico del general de división Strussenfeldt y de Arvid Schauw, uno de los directores de la Cámara de Comercio, llevó a cabo un inventario de la fauna y flora de la cercana isla de Ven. En 1770 se trasladó a la Universidad de Lund como ayudante de Eric Gustaf Lidbeck, profesor de Historia Natural. Poco se sabe de sus últimos años de vida. Parece que, enfermo, vivió en la pobreza hasta su muerte, el 10 de agosto de 1793.

No hay comentarios:

Publicar un comentario