jueves, 25 de febrero de 2010

Científicos olvidados: Charles Philippe Leblond

Escucha el podcast
El histólogo franco-canadiense Charles Philippe Leblond, pionero de la autorradiografía y descubridor de las células madre adultas, nació en Lille (Francia) el 5 de febrero de 1910. Estudió Medicina en la Universidad de París, donde se interesó por la histología, el estudio de los tejidos orgánicos.



En 1937, Leblond se incorporó al Laboratorio de Síntesis Atómica de París, donde trabajó en la preparación de isótopos radiactivos para la identificación de moléculas en procesos biológicos. Así descubrió que el yodo se acumula en la glándula tiroides. Para identificar con más precisión en qué tejidos se acumulaba el yodo, se interesó por la autorradiografía, una nueva técnica con la que se podían obtener imágenes de rayos X de moléculas marcadas con isótopos radiactivos, por la emisión radiactiva de las propias moléculas. Pero los materiales disponibles en la época no permitían conseguir la resolución necesaria para sus investigaciones.

En 1941 se trasladó a la Universidad McGill, en Montreal, donde llegó a ser catedrático de Anatomía. Allí, usando yodo-131, consiguió mejorar las autorradiografías y pudo localizar los folículos tiroideos donde se acumulaba el yodo.

Tras la Segunda Guerra Mundial, durante la cual sirvió en las Fuerzas de la Francia Libre en Río de Janeiro y Londres, volvió a Montreal, donde se dedicó, con la colaboración de Leonard Bélanger, a mejorar la resolución de las técnicas de autorradiografía mediante el uso de emulsiones fotográficas líquidas. La autorradiografía de alta resolución desarrollada por Leblond se sigue usando hoy en día para la localización de genes y secuencias de ADN y ARN. Con la autorradiografía, Leblond pudo demostrar que la mayor parte de las células y tejidos adultos están en continua renovación, y calculó con gran precisión la duración del ciclo de vida de muchos tipos de células.

En los años 50, junto con Yves Clermont, estudió la espermatogénesis, la producción de espermatozoides a partir de sus células precursoras, las espermatogonias. Así descubrió que el epitelio seminífero, situado en la base de los tubos seminíferos del testículo, alberga una población de células madre que se divide continuamente para producir células diferenciadas al tiempo que mantiene su propio número. Leblond también encontró células madre en tejidos formados en su mayor parte por células que no se dividen, como el tejido muscular esquelético. Así, llegó a la conclusión de que en el cuerpo existen tres tipos de poblaciones de células: poblaciones estáticas, compuestas exclusivamente de células que no se dividen; poblaciones expansivas, que contienen una pequeña proporción de células madre adultas; y poblaciones renovables, dominadas por las células madre.

Usando bicarbonato marcado con carbono-14 y aminoácidos con azufre-35, Leblond descubrió que en prácticamente todas las células del cuerpo se están sintetizando proteínas continuamente; también descubrió, entre otras muchas cosas, que el ARN se sintetiza en el núcleo de las células y después se traslada al citoplasma, y que la glicosilación, uno de los pasos de la síntesis de proteínas en la célula, se realiza en el aparato de Golgi.

Charles Philippe Leblond murió en Montreal (Canadá) el 10 de abril de 2007. A lo largo de su vida recibió un gran número de premios y títulos honoríficos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada