lunes, 25 de abril de 2016

Los apóstoles de Linneo (III): Fredric Hasselquist

Los apóstoles de Linneo fueron jóvenes científicos que viajaron por el mundo para estudiar la flora y la fauna de otros países y para difundir las nuevas ideas de Linneo sobre la clasificación de los seres vivos. Tras Tärnström y Kalm, le toca el turno a Fredric Hasselquist.

El tercer apóstol, Fredric Hasselquist, nació el 3 de enero de 1722 en Törnevalla, que hoy forma parte de Linköping, en el sur de Suecia. Desde pequeño vivió en la pobreza. Sus padres murieron cuando tenía doce años. Fue acogido por su tío, que murió dos años después. Estudió Historia Natural y Medicina con Linneo en Upsala; el 20 de junio de 1747 defendió una tesis doctoral sobre Botánica, y ese mismo año fue elegido miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias. El 23 de febrero de 1749 presentó una segunda tesis doctoral, esta vez sobre Medicina. Durante sus estudios se dedicó también a la poesía, para la que estaba bien dotado.



Durante sus estudios, Hasselquist había oído a su maestro quejarse muchas veces de la escasez de información sobre la historia natural de Palestina, así que estudió árabe y se presentó voluntario para viajar a Oriente Próximo. Pero Hasselquist no tenía dinero, así que pidió ayuda al propio Linneo y a uno de los mentores de éste, Olof Celsius.

Olof Celsius era botánico y filólogo, estudioso de los musgos; su obra más conocida fue un tratado sobre las plantas que aparecen en la Biblia. Era además tío del astrónomo Anders Celsius, el inventor de la escala centígrada de temperatura. En la definición original de Celsius, esta escala centígrada estaba al revés, el 0 correspondía al punto de ebullición del agua, y el 100 al punto de congelación. Tras la muerte de Celsius, fue el propio Linneo el que invirtió la escala, dejándola tal como la conocemos hoy. Pero volvamos a los apóstoles de Linneo.

Hasselquist reunió el dinero necesario y se embarcó en Estocolmo el 7 de agosto de 1749 con destino a Esmirna, en Turquía, adonde llegó el 27 de noviembre. Tras pasar allí el invierno, llegó a Alejandría el 13 de mayo de 1750, recorrió Egipto durante diez meses. En marzo de 1751 partió de El Cairo hacia Jafa, adonde llegó el 1 de abril. En Palestina visitó Jerusalén, Jericó, el mar Muerto, Belén, Tiberíades, Nazaret y el monte Tabor. Pasó después por Siria, Chipre, Rodas y Quíos, y volvió a Esmirna. Debido a su constitución débil y a las fatigas del viaje, murió el 9 de febrero de 1752 durante su regreso a Suecia, aún cerca de Esmirna.

Geco de dedos palmeados
(Ptyodactylus hasselquistii)
[Brian Gratwicke, 2010]
Sus notas y sus colecciones, que además de plantas y animales incluían una momia, un sarcófago y diversas antigüedades y objetos etnográficos, fueron embargadas debido a las deudas que había contraído, ya que el dinero que había conseguido reunir antes de emprender el viaje no resultó suficiente. Entre las especies animales que recolectó Hasselquist se encuentra una muy de actualidad, el mosquito Aedes aegypti, vector de la fiebre amarilla, el chikunguña y la fiebre de Zika. En 1754, Linneo convenció a la reina de Suecia, Luisa Ulrica, que ya poseía un gabinete de curiosidades en el Palacio de Drottningholm, para que se hiciera cargo del pago de la deuda, que ascendía a 14 000 táleros suecos, a cambio de las colecciones de Hasselquist. Por fin, en 1757, cinco años despues de su muerte, Linneo pudo publicar los trabajos de Hasselquist en Iter Palaestinum eller Resa til Heliga Landet, 1749-1752 ("Viaje a Palestina o Viaje a Tierra Santa 1749-1752").

En recuerdo de Hasselquist, Linneo bautizó un género de umbelíferas con el nombre de Hasselquistia. Sin embargo, este género se considera hoy en día sinónimo del género Tordilium, al que pertenece el tordillo. Donde sí se conserva el nombre de Hasselquist es en el geco de dedos palmeados (Ptyodactylus hasselquistii), que habita en zonas rocosas de Oriente Próximo y el norte de África.

(continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada