viernes, 24 de junio de 2016

¡Feliz verano!

El pasado lunes (si vives en América o en las Canarias) empezó el verano (invierno en el hemisferio sur); aquí en la península Ibérica, como en las Baleares, tuvimos que esperar al martes. Dicho así, parece que el verano (invierno en el hemisferio sur) empezó en momentos diferentes en cada región de la Tierra, lo que es absolutamente falso: El verano (invierno etc.) empezó simultáneamente para todo el planeta, ya que está marcado por el solsticio, el momento en el que el Sol se encuentra más alejado del Ecuador celeste. Lo que ocurre es que este año nos ha pillado de noche, a las 22:34 UTC del lunes 20 de junio, lo que corresponde a las 23:34 del lunes en las Canarias, a las 00:34 del martes en la España peninsular y Baleares, y a la tarde del lunes en América.

El caso es que, como todos los años, el Neutrino se va de vacaciones. A ver si durante el verano puedo darle un buen empujón a la segunda parte de La saga de los borelianos y a alguna otra cosa de la que hablaré en el momento oportuno. Siento dejar a medias la serie de los apóstoles de Linneo; espero que seais capaces de soportar la intriga. La serie continuará, junto con otros temas a cuál más interesante, a partir de septiembre.

Os dejo con el vídeo de la órbita del recién descubierto asteroide 2016 HO3, del que dicen que es una nueva luna de la Tierra. No lo es, a no ser que sigas el sistema geocéntrico ptolemaico. Este asteroide describe su órbita alrededor del Sol; lo que ocurre es que esta órbita es tan cercana a la de la Tierra que ambos períodos de revolución son muy similares, y los dos astros se encuentran muy próximos. En parte de su órbita el asteroide se encuentra más cerca del Sol y por tanto se desplaza más veloz que la Tierra y la adelanta, pero en la otra parte se encuentra más lejos del Sol, va más lento y se retrasa; así nunca se aleja demasiado de nuestro planeta. Esta órbita no es estable a largo plazo, aunque los cálculos indican que lleva casi un siglo así, y seguirá durante varios siglos.

viernes, 17 de junio de 2016

Nuevo pocast: Historia de las pantallas táctiles

Hace cierto tiempo, uno de los seguidores del blog El neutrino, y hermano mío por más señas, me pidió que explicara cómo funciona una pantalla táctil. No pensaba que la cosa fuera a ser tan larga como al final ha resultado, así que voy a comenzar con un poco de historia.
Los dispositivos táctiles destinados al gran público son bastante recientes: la consola Nintendo DS se comercializó en 2004, y en 2007 aparecieron el teléfono iPhone de Apple y la tableta Surface de Microsoft. Nos parece una tecnología muy novedosa, pero eso es porque no recordamos que ya en 1992 salieron a la venta las primeras PDA de pantalla táctil: Apple Newton y Amstrad PenPad. Ambas fracasaron comercialmente, pero eso importa poco, porque la historia de las pantallas táctiles tampoco empezó ahí; en realidad hay que remontarse más de medio siglo, hasta 1953...
Sigue leyendo y escucha el podcast en El neutrino

martes, 14 de junio de 2016

Los apóstoles de Linneo (VII): Daniel Rolander

Como los apóstoles originales, también los apóstoles de Linneo tuvieron su Judas. De hecho hubo dos; Daniel Rolander fue el primero.

Daniel Rolander, hijo de granjeros, nació entre 1723 y 1725 en Hälleberga, en el sureste de Suecia, y realizó sus primeros estudios en Växjö. En 1744 ingresó en la Universidad de Upsala para estudiar teología e historia natural. Entre 1751 y 1754 trabajó de tutor del hijo de Linneo, Carl, a cambio de manutención y alojamiento, como ya habían hecho otros apóstoles.

lunes, 6 de junio de 2016

Los apóstoles de Linneo (VI): Pehr Löfling

Pehr Löfling
Pehr Löfling (o Pedro Loefling, como se le conocía en España y Venezuela) fue el más hispánico de los apóstoles de Linneo. Nació en Tolvfors, en el centro-este de Suecia, el 20 de enero de 1729. Hasta su ingreso en la Universidad de Upsala en 1743 se educó en casa con un tutor particular. En Upsala comenzó estudiando Teología, pero más tarde se inclinó por la Medicina y la Historia Natural. Durante sus estudios trabajó como tutor del hijo de Linneo, Carl, a cambio de alojamiento y manutención. También ayudó en el Jardín Botánico de Upsala y escribió al dictado varias obras de Linneo, entre ellas Philosophia Botanica, donde se publicó por primera vez la nomenclatura binomial linneana. Löfling se licenció en 1749 y en 1751 se doctoró en Medicina e ingresó en la Real Academia Sueca de Ciencias.